domingo, 21 de octubre de 2007

Mi amigo el Padre Gerardo Poblete


Era día domingo, en el calendario 21 de Octubre y el año sería para recordarlo por siempre… 1973. Esa fecha es la que nos recuerda la muerte de mi amigo el Padre Gerardo Poblete.

Y han pasado 34 años en que como salesianos no nos hemos reencontrado para reconocer, como lo ha dicho en España el Rector Mayor de los Salesianos, hace pocos días, que los mártires son testigos de Cristo Jesús y sólo por El entregaron la vida hasta el derramamiento de su sangre.

De lo que puedo dar testimonio es que en esos tiempos nos debatíamos entre los que leíamos los documentos de los obispos en Medellín, la encíclica Populorum Progressio de Pablo VI y los que no estaban ni ahí. Los que creíamos que seguir a Cristo era un estilo de vida y los que tenían su propio estilo.

Entonces, nos juntábamos después de clases a conversar sobre nuestras inquietudes y salíamos más entusiasmados en que Cristo – el Flaco, porque lo considerábamos nuestro amigo – era el camino a seguir. Los temas eran la no violencia activa, la opción preferencial por los pobres, el materialismo de una sociedad que se quería construir sin Dios y tantos otros.

Y como no teníamos límites nos fuimos a participar en la población Rubén Godoy, en la parroquia Nuestra Señora de Fátima para formar comunidades. Como los salesianos construyen fortalezas de colegios y allí viven, nosotros invitamos al cura amigo a que nos acompañara en algunas reuniones en la población. Por supuesto que allí estuvo y compartió con los otros jóvenes y su alegría era evidente.

Sin duda que hoy puedo decir que ese cura amigo era testigo de Cristo y derramó su sangre por nosotros. Entonces, cuando celebramos su Pascua no supimos la verdad que hoy está documentada y otras personas que no fueron sus amigos se han encargado de revelar.

Desde este medio invito a quienes lo conocieron a caminar para celebrar en comunidad, como nos enseñaron en el colegio, el compartir su mirada – que no sea en una placa metálica o en un monumento de piedra – sino como testigos del Cristo que estuvo con nosotros.

Santiago Cejas

5 comentarios:

Ignacio Castillo dijo...

Lejos de querer hacer politica,
o divisiones pienso que estuvo
equivocado quién díó la orden de
su muerte...

rodrigo dijo...

Santiago y Madrugadores de Iquique,
que bueno encontrarlos en el ciberespacio, vuestro link quedará disponible en nuestro blog de Los Pinos.
El dolor de alguien querido no se puede tapar facilmente, he crecido como muchos de ustedes en una Patria dividida y que a algunos aún les intresa seguir manteniendo dividida, y como resultado vemos que como país no crecemos y no superamos los odios ni los rencores.
Ahí está nuestra Misión, ayudemos a otros varones a encontrar a ese Dios reconciliador, encomendemos a María a esas personas que aun sufren, hagamos oración por el alma del Padre Gerardo y especialmente por la persona que le arrebató la Vida.
Seamos instrumentos dispuestos a llevar a Dios a los demás.

Un fraterno Abrazo
Rodrigo-Madrugador de Los Pinos

JOSE BERNARDO dijo...

Gracias Santiago, por mostrarnos y recordarnos que Junto a nosotros tenemos tanta veces personas que nos reflejan a Cristo.
Mi oracion por las vocaciones sacerdotales consagradas a la iglesia.

Cristian dijo...

Leí la declaración que apareció en Iglesia.cl y lo mejor, que salió la verdad a la luz. Bendiciones hermanos.

antonio rodríguez dijo...

Lástima que la Iglesia se haya demorado 28 años en revindicar el nombre de uno de los suyos. Lamentablemente también, algunos de sus hermanos desde el primer momento ayudaron a echar sombras sobre los hechos.