sábado, 5 de abril de 2008

Nuestros jóvenes


En la foto las Hnas. Javiera e Ignacia que han escuchado el llamado de Dios Padre a la vida consagrada. Cada encuentro de Madrugadores tiene sentido cuando en el primer misterio del Rosario le pedimos a María Madre que las proteja con su manto en el camino que han optado.

Y no son la excepción porque están los que día a día deben uniformarse para ir a los colegios o liceos aceptando las reglas que imponemos los adultos, muchas veces lejanos a ellos. Están los que han elegido estudiar una carrera en las instituciones de educación superior con dedicación y no menos sacrificios, por estar lejos de su hogar y los siempre escasos recursos. También, he sabido que el cupo para el contingente al Servicio Militar Obligatorio se ha completado con postulantes voluntarios que han decidido libremente recibir esa formación rigurosa.

Mención aparte para los jóvenes profesionales que inician sus pasos en el mundo laboral y deben aceptar condiciones de trabajo mínimos, “para hacerse carrera”. En la nueva economía la educación es parte de la emergente industria de papel, con carreras que no garantizan ocupación laboral o que simplemente obliga a emplearse en lo que sea.

Todos ellos son parte de nuestras vidas y reciben lo que nosotros los adultos les hemos entregado. Reconozcamos el valor del aporte que ellos hacen a nuestro crecimiento como personas y sabemos que los tiempos que ellos viven les otorgan ventajas en acceso a la información, libertades que les permiten ser más creativos y siempre más sensibles al amor.

El Cristo, al cual reconocemos como el estilo de vida a seguir, es el joven por excelencia. Obediente al Padre, cuenta siempre con la presencia de su Madre, buen amigo, consejero por sobre todo y modelo del amor verdadero.

A mi amigo Tomás.

Santiago Cejas

3 comentarios:

Ignacio Castillo dijo...

Exelente CHago;
Aunque me cuesta mucho ser misericordioso con mis hijos, sobre todo cuando están en edades y actitudes díficiles,pienso que tienes toda la razón, el Padre nos los presta para que encontremos, vivamos y sintamos a Jesús en el cariño, la admiracíon y el amor que podríamos tener hacia ellos. Por casa se empieza!!

Patricia dijo...

Chago:

Simplemente hermoso y gracias.

Mamá de tu amigo Tomás

Vivi y José dijo...

Los Jovenes tienen la fuerza de la libertad y del Idealismo puro, capaz de romper cadenas que los atan o parecen atarlos, son esas caracteristicas que debemos cultivar aquellos que ya dejamos la juventud O que ya la estamos dejando, ya que en la medida que nuestro comportamiento siga en esa linea estaremos siempre disponibles a darnos por el otro, sin preocuparnos de sus consecuencias terrenales sino solo de los beneficios que nos trae en nuestras relaciones con nuestros Hermanos, al sentir lo hermoso que es DAR y DARSE a los demás y sobre todo centrada en la fe de que DIOS nos tiene una Misión aqui en la tierra junto a nuestros hermanos.
Que bueno que los Marianos tenemos el legado que JESUS nos dejara, nuestra Mater para que ella nos ayude a cercer para ser verdaderos Discipulos Misioneros de la Iglesia de Dios.
Gracias Chago, por ser uno de los que valora el rol de la Juventud en nuestra sociedad y por entregarnos tu mirada espiritual, que siempre nos alimenta.

Tu Hermano de Alianza
José Bernardo